La clínica Ruiz-Montoya, pionera en el trasplante capilar de cejas y pestañas


Se trata de una técnica quirúrgica, única en Zaragoza, que ofrece excelentes resultados para volver a presumir de cejas y pestañas.  

La Además de proteger el ojo, las cejas y las pestañas son un elemento estético clave en el rostro. Aportan personalidad, carácter, y resultan fundamentales para apoyar la expresividad facial. Por eso, cuando un accidente, un tatuaje de perforación permanente o una moda de depilación conllevan la pérdida del vello en esta zona de la cara, el efecto sobre el rostro es evidente y difícil de disimular. Sin embargo, existen soluciones definitivas y con excelentes resultados, como el trasplante capilar de cejas y pestañas, una técnica quirúrgica que en Zaragoza solo la realiza el doctor Ruiz-Montoya en su clínica. Leer más Se trata de una microcirugía que ni siquiera requiere hospitalización. Una a una, el equipo de profesionales de la clínica Ruiz-Montoya, extraen las unidades foliculares con la inclinación y orientación que exige el diseño de la ceja. Ponen especial cuidado en seleccionar cabellos suficientemente finos, con un diámetro parecido al de las cejas. Normalmente, el pelo donante se extrae de la parte posterior de la cabeza mediante una técnica que no deja cicatriz aunque, en ocasiones, también puede tomarse de otras localizaciones.

Tras la intervención, que no resulta dolorosa, el paciente sale ya con pelo en las cejas, aunque todavía es preciso un tiempo de cuidados postoperatorios para darles la forma que se desee. Lo mismo ocurre con la microcirugía necesaria para volver a presumir de pestañas: el paciente puede dormir el mismo día del trasplante en su casa.
La mayor complicación de este proceso radica en la necesidad de una precisa planificación y dibujo de las "nuevas" cejas así como la meticulosa elección del cabello y la implantación en el caso de cejas y pestañas. Por eso, el doctor Ruiz-Montoya, con número de colegiado 5013554, atiende personalmente durante todo el proceso a los pacientes. Desde la primera cita, hasta la intervención y, también, durante el postoperatorio. 

Entre las muchas ventajas del trasplante capilar de cejas y pestañas cabría destacar que, además de que no es necesario ningún tipo de ingreso hospitalario, no deja cicatrices ni señales en el rostro ni en la zona donde se recogen las unidades foliculares. Además, al implantarse folículos del propio paciente no existe posibilidad de rechazo y, el cabello injertado en las cejas, no se cae. En las pestañas se injerta teniendo en cuenta que un 25% puede llegar a caerse, pero el 75% continuará formando la pestaña.

El doctor Ruiz-Montoya hace especial hincapié en la necesidad de contar con un cirujano para estas llevar a cabo estas intervenciones, como es su caso, ya que no puede realizarlas un médico generalista. Cualquier persona interesada en estos tratamientos puede acudir a informarse a las clínicas, donde el doctor les hará una valoración personal para indicarle cuál es la técnica más adecuada para su caso personal. 

Zaragoza 
Clínica Dr. Ruiz-Montoya, Medicina Estética
Paseo de la Independencia 25, entlo dcha.
50001 Zaragoza
Tel. 976 21 62 08
Email: info@ruizmontoya.com

Madrid
Clínica Dr. Ruiz-Montoya, Medicina Estética
C/Alcalá 115
28009 Zaragoza
Tel. 91 230 63 09
Email: info@ruizmontoya.com
Metro Príncipe de Vergara


Volver a las noticias

Microinjerto capilar


Qué es “Graft”?

Microinjerto En la fotografía se aprecian los grafts de un cabello y los de varios. Leer más Sección de piel sana de una parte del cuerpo de una persona y usado para reparar otra parte dañada. Cada graft contiene un número diferente de folículos, por lo que varía mucho la densidad del trasplante. Esta variación puede llegar al triple en número de cabellos. Volver a las noticias

El pelo, la clave de la juventud en los hombres


Los varones que han sufrido alopecia y se han practicado injertos capilares resultan más atractivos y accesibles que los que tienen calvicie

El El pelo era la fortaleza de Sansón hasta que se lo cortaron, Medusa provocó la ira de Atenea por su bella melena... Las alusiones al pelo como éxito social así como símbolo de juventud y belleza (mientras dura), son constantes en la mitología. Pero ahora se sabe empíricamente que contar con una buena cabellera supone un gran atractivo social y, también, laboral.Un estudio realizado por la Escuela de Medicina Johns Hopkins University en Baltimore, revela que los hombres con alopecia androgénica son percibidos como más jóvenes y atractivos después de someterse a un trasplante de pelo.
Los autores del estudio encuestaron a 122 personas, de las cuales el 48 por ciento eran hombres, para que valoraran trece pares de imágenes. En ellas se mostraban a siete varones con trasplante de pelo y seis sin la restauración capilar. El objetivo era comparar las calificaciones recibidas por cada individuo.Los resultados fueron imparables: la mayoría de los participantes resolvieron que los varones con una buena melena parecían más exitosos y accesibles que los que sufrían alopecia.
Leer más

Otra técnica

Dado que el injerto de pelo es una operación quirúrgica con un coste elevado, otra solución menos invasiva es una técnica de micropigmentación del cuero cabelludo consistente en «tatuarse la cabeza». Cualquier cosa es válida para «seguir siendo joven».
LA IMPORTANCIA DEL NÚMERO CORRECTO DE UNIDADES A TRASPLANTAR Un implante muy extenso con una densidad baja da a veces una impresión estética peor que la previa. Hay que tener en cuenta que, generalmente, la idea del microinjerto capilar es para mejorar estéticamente nuestro aspecto.
A la hora de planificar un trasplante capilar satisfactorio, un apartado fundamental es el número de unidades foliculares que se precisan. Algunos pacientes acuden a nuestra clínica con la idea principal de que se les trasplante " cuantas más unidades mejor", sin tener en cuenta cuales son las necesidades reales. Cada vez es más temprana la edad de los pacientes que se intervienen de un trasplante capilar, sobre todo por un aumento exponencial del interés por la estética en los jóvenes y en el mundo laboral. Es en muchos de estos pacientes donde no es extraño encontrar que e paciente precisa de un trasplante relativamente pequeño. También hay determinados centros que comercializan los trasplantes capilares casi exclusivamente en virtud del número de unidades a extraer e implantar. Es por ello que con frecuencia intentan vender un trasplante innecesariamente numeroso. El folículo piloso es un orgánulo vivo, que precisa su aporte sanguíneo, y su retorno venoso, además de un tejido conectivo que lo sujete al cuero cabelludo y lo mantenga en unas condiciones saludables. Durante los primeros días el folículo trasplantado se nutre de los tejidos que lo rodean, mientras se va formando su vascularización definitiva. Si colocáramos un número excesivo de injertos no habría posibilidad de que todos se nutrieran y un porcentaje mayor o menor de los objetos se perderían. Además hay que tener en cuenta que en el area trasplantada muchas veces tenemos algo de pelo nativo, y lo que buscamos con el Microinjerto en esa localización es aumentar la densidad. Ese pelo nativo es generalmente más débil y fino que el nuevo pelo occipital que hemos colocado. Este nuevo pelo compite con él y normalmente sale vencedor. Si la exigencia del pelo injertado es muy alta es normal que mucho pelo originario de la zona a trasplantar se pierda definitivamente, pudiendo esto condenar al paciente a un segundo trasplante. Asimismo hemos de ser conscientes de que intentar abarcar un área grande de calvicie con un trasplante no indicado para ello puede llevarnos a un resultado defectuoso. Un implante muy extenso con una densidad baja da a veces una impresión estética peor que la previa. Hay que tener en cuenta que, generalmente, la idea del microinjerto capilar es para mejorar estéticamente nuestro aspecto. En caso de alopecia importante es posible realizar hasta tres trasplantes, siempre que el paciente tenga una reserva capilar occipital suficiente.
Volver a las noticias